top of page

Los primeros 1000 días de vida: la clave para el desarrollo cerebral del bebé

Por: Miriam Rosas González | @gestari.bienestarperinatal


¿Sabías que tenemos una importante ventana de oportunidad para contribuir al desarrollo cerebral de nuestros hijos y que ésta comienza desde el embarazo?


Se trata de los primeros 1000 días de vida y abarcan el embarazo, la infancia y la niñez. El tipo de nutrición que se ofrece en esta etapa tiene la capacidad de modular el crecimiento y el desarrollo funcional del organismo, además de tener efectos de programación metabólica para toda la vida, esto quiere decir que se puede disminuir el riesgo de desarrollar obesidad, diabetes y otras enfermedades no transmisibles. Además de que durante estas tres etapas el cerebro es de los órganos más vulnerables a una pobre nutrición, por lo que se recomienda tener una nutrición óptima para que el cerebro pueda desarrollarse al máximo.


Embarazo (concepción-nacimiento)

¡El cerebro del bebé crece una velocidad increíble, a los 16 días el tubo neural se ha formado, a las 4 semanas el cerebro ya tiene aproximadamente 10,000 células y para la semana 24, 10 billones! La nutrición que recibe el bebé a través de la dieta de la mamá es indispensable para la creación de neuronas y para determinar las bases para el aprendizaje. Cuando una mamá no consume suficientes calorías, proteína, grasas o nutrimentos clave como folato, hierro, cobre, zinc, iodo y algunas grasas como el DHA este desarrollo neurológico se ve comprometido.


Infancia (nacimiento-6 meses)

Durante esta etapa el cerebro está desarrollando funciones motoras como el balance, la coordinación y la postura además de ser un momento crítico para la creación y recuperación de memorias.

¡Y cuando se trata del desarrollo del cerebro tenemos al mejor “superfood”, la leche materna!

¿Sabías qué? Los bebés alimentados con lactancia materna tienen mejores resultados en pruebas de inteligencia. ¡La lactancia materna por 12 meses o mas se asocia con un incremento de 3 puntos en el coeficiente intelectual!

Y, para lograr una lactancia exitosa la alimentación de la madre es muy importante, ya que por medio de ésta se puede modificar la cantidad y calidad de la leche, especialmente la cantidad de DHA, nutrimento clave para el desarrollo cerebral.



Niñez (6 meses -2 años)

En esta etapa el cerebro también se está desarrollando a pasos agigantados, la velocidad del procesameinto neuronal (qué tan rápido el cerebro interpreta y transmite información) incrementa drásticamente, permitiéndole al cerebro del bebé hacer tareas más complejas.

El alimento sigue siendo el principal combustible para el adecuado desarrollo del cerebro y en esta etapa los nutrimentos clave son la proteína, el hierro, el zinc y el iodo. Una deficiencia de hierro se ha asociado con una menor atención e interacción con los cuidadores y maestros, así como un incremento en niveles de estrés y ansiedad en la edad adulta.


Está en tus manos que tu bebé logre desarrollarse al máximo, sólo necesitas hacer la mejor elección en cuanto a calidad y cantidad de alimentos. Evita alimentos altamente procesados, no ofrezcas sal a tu bebé antes del año ni azúcar antes de los 2 años, asegúrate de tener las herramientas para llevar la alimentación complementaria de la mejor manera y así garantizar que se esten cubriendo los requerimientos de cada nutrimento para cada etapa.

Miriam Rosas González Maestra en nutrición clínica

Directora de GESTARI centro de nutrición y bienestar perinatal

Para más información sigue en Instagram a @gestari.bienestarperinatal







Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page