top of page

La vida misma viene con un boleto para la culpa

Por: Alina Hernández | @maternidadcnsciente


Pareciera que desde que somos pequeños adquirimos el sentimiento de la culpa. Puede venir en la comida, el juego, el descanso, tu actividad favorita. Ya después crecemos y ni siquiera somos tan conscientes de ello, o, aunque lo seamos, es casi imposible desprendernos de ese sentimiento. Y después, en algunos casos, viene la maternidad/paternidad. Desde ahí no para y no dejamos de hacerla parte de nuestras vidas: en el embarazo por comer lo que me gusta o no comer suficientes verduras, por estar descansando o por no estarme preparando lo suficiente… Y ya ni te hablo de lo que pasa cuando nace tu bebé.


Piensa en todo lo que te hace sentir culpa de manera constante, y si puedes escríbelo. Ahora piensa cómo serían esas actividades, o tu vida en general, sin sentir esa culpa.

Pero en realidad, ¿qué es la culpa? Es un sentimiento asociado a la conciencia de actuar o pensar de una forma que la sociedad señala cómo algo reprochable. En este artículo no vamos a hablar de la culpa que surge de acciones que perjudiquen a alguien, vamos a hablar de esa culpa cuando en realidad no le estás haciendo daño a nadie, pero la estás usando como un castigo autoimpuesto. Ahora bien, ¿De dónde viene ésta culpa por sentir placer o hacer cosas que disfrutemos? Yo pienso que viene de esta cultura del castigo constante, incluso emocional. Hacer sentir mal al otro por hacer algo que NO NOS GUSTÓ A NOSOTROS. (Y aquí viene un tip: ésta es sólo una de las razones por las cuales no se recomienda llevar una crianza con el uso del premio, el castigo y la amenaza).


En el caso de las mujeres que se nos ha asignado, en su mayoría, tareas del cuidado, mas tareas de desarrollo económico, profesional y laboral; la culpa se genera de forma mucho mayor. Es decir, se transmite socialmente que las mujeres somos capaces de ser el sostén de la familia per se, y cuando sentimos que no podemos con todo esto, viene la culpa y el castigo aplicado por nosotras mismas. Constantemente generan y generamos expectativas sobre nuestra labor como madres. Sentimos que todo el tiempo tenemos que producir: producir cuidados, tareas del hogar, sostén emocional y de aquí viene la culpabilidad por descansar. Todo relacionado con el servilismo, la complacencia y la sumisión.

La culpa se alimenta del miedo, principalmente el miedo a ser abandonadas, rechazadas, fallar, ser juzgadas…incluso el miedo a fallar como pensamos que lo hicieron nuestros padres. Pero también viene en la forma en que nosotros juzgamos a otros.


¿Y cómo empiezo a vivir sin culpa o con menos culpa al menos?

Empieza por darte permiso poco a poco de estar sin sentir culpa, elige un momento del día, el tiempo que tú desees y sepas que eres capaz de estar sin ese sentimiento; haz la actividad que desees y disfrutes de manera consciente. También puedes hacer un diario en donde te agradezcas a ti misma, cada día por algo que hayas hecho, a veces nos es difícil reconocer todo aquello que hacemos; así que piensa en todo eso que te hace sentir plena y en paz contigo mismo. Puedes escribirlo y ponerlo de forma de recordatorio para ti cada que estés sintiéndote culpable.


Definitivamente en un artículo no podemos deshacernos de la culpa, pero pienso que hacernos conscientes de dónde viene y que el problema no está en nosotras, ya es un gran paso. Libérate de la culpa, porque estás haciendo lo que está en tus manos para evolucionar.


Alina Hernández Gestora Cultural y mamá sin planearlo a los 22 años. Se apasionó tanto el mundo de la maternidad y se encontró con tantas dudas, que decidió investigar y actualizarse constantemente en pro de mamás, papás, cuidadores y niños. Aboga por los derechos de los niños y una crianza sin violencia, a partir de ahí realiza su trabajo para poder brindar a las familias las herramientas para lograrlo. Ayuda a madres y padres a criar desde la consciencia. A madres a parir desde sus deseos y el conocimiento del poder que tienen de decisión. Y a cuidadores a sobrellevar el remolino que significa criar un nuevo ser. Le gusta crear comunidad para nos sintamos menos juzgadas y más acompañadas. Fundadora de la cuenta @maternidadcnsciente en Instagram y un programa en Radio Lagún los miércoles a las 6:00 pm, ambas herramientas para compartir y acercarse a su comunidad. Para más información sigue en Instagram a @maternidadcnsciente







Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page